Reclaman al Banco Mundial y la IFC abandonar el proyecto Conga

“Es de alto riesgo y no respeta ni las Normas de Desempeño de la propia Corporación Financiera Internacional”, denuncian organizaciones sociales de Cajamarca.

Servindi, 3 de octubre, 2015.- Un grupo de organizaciones sociales de Cajamarca, con el apoyo de la Clínica de Derechos Humanos de la Escuela de Derecho de la Universidad de Columbia, reclamaron al Banco Mundial y la IFC abandonar el proyecto minero Conga.

“Presenta graves riesgos para los derechos humanos y el medioambiente, el Banco Mundial debe frenarlo”, señaló Milton Sánchez, secretario general de la Plataforma Interinstitucional Celendina, ante la Comisión Tom Lantos del Congreso de Estados Unidos el pasado miércoles 30 de setiembre en Washington D.C.

Financieras internacionales y derechos humanos

La sesión pública sobre “Instituciones financieras internacionales y derechos humanos” fue convocada por la Comisión de Derechos Humanos Tom Lantos del Congreso de los Estados Unidos y se desarrolló en la sala HVC-215.

Durante el primer panel se presentaron tres estudios de caso de proyectos de desarrollo financiados por el Banco Mundial-IFC con potenciales impactos negativos.

Los testimonios correspondieron a proyectos en Etiopía, Kosovo y Perú en los que precisamente quienes se supone deberían resultar beneficiados son en realidad gravemente afectados.

Los casos fueron narrados por Obang Metho, director ejecutivo del Movimiento de Solidaridad por una Nueva Etiopia; Nezir Sinani, coordinador de Salvaguardas y Cambio Climático de Bank Information Center; y Milton Sánchez, secretario general de la Plataforma Interinstitucional Celendina.

La versión en inglés del testimonio de Milton Sánchez se encuentra disponible en el siguiente enlace: http://tlhrc.house.gov/docs/transcripts/20150930%20IFIs/Sanchez%20Testimony.pdf

Un segundo panel formuló una serie de recomendaciones para avanzar en la incorporación de los derechos humanos a los proyectos del Banco Mundial y otras instituciones financieras internacionales.

Las reflexiones finales estuvieron a cargo Philip Alston, Relator especial de Naciones Unidas sobre pobreza extrema y los derechos humanos.

La audiencia se celebró una semana antes de las Reuniones Anuales del Banco Mundial, que tendrán lugar en Lima entre el 7 y 11 de octubre.

“Nosotros o la mina”

El proyecto Conga ha sido propuesto por la empresa Minera Yanacocha, en la que el Banco Mundial, mediante la Corporación Financiera Internacional, cuenta con una participación del 5 por ciento.

“La mina amenaza con destruir las fuentes de agua de las que dependen nuestras vidas y va depositar en el lugar millones de toneladas de relaves tóxicos. Somos nosotros o la mina”, señaló Milton Sánchez en representación de la Plataforma Interinstitucional Celendina y las comunidades afectadas por el proyecto.

“El Banco Mundial debería unirse a nosotros en nuestra oposición al proyecto”, agregó el dirigente.

El proyecto Conga de Minera Yanacocha, empresa integrada por Newmont Mining Corporation de Estados Unidos, la empresa peruana Buenaventura y la IFC, ha generado una masiva oposición en la región.

Las comunidades y los gobiernos locales han propuesto un plan alternativo de desarrollo sostenible basado en la agricultura, la ganadería y el turismo, que busca conservar el ecosistema natural.

Gran parte de la desconfianza hacia el proyecto se debe a la historia de conflictos ambientales y sociales que han caracterizado a la mina de oro Yanacocha, ubicada a menos de 80 kilómetros de la zona en la que se plantea desarrollar Conga.

“Conga no va”

El informe reúne las objeciones contra proyecto formuladas por las organizaciones sociales de las provincias de Celendín y Hualgayoc, en la región de Cajamarca, y demuestra que los riesgos sociales y ambientales hacen que sea inviable según los propios estándares de la IFC.

“La IFC cuenta con diversos estándares sociales y medioambientales para asegurar que sus inversiones promuevan el desarrollo sostenible. El proyecto Conga amenaza violar casi todos”, agregó el abogado de derechos humanos Benjamin Hoffman, de la Clínica de Derechos Humanos de la Escuela de Derecho de la Universidad de Columbia, quien realizó tareas de investigación y apoyo técnico.

El informe concluye que el proyecto Conga no es un medio viable para lograr el desarrollo sostenible al que aspira la IFC y que su avance amenazaría con violar numerosas disposiciones de las Normas de Desempeño y derechos humanos fundamentales.

“El proyecto Conga es el camino equivocado para el desarrollo en Cajamarca. Los gobiernos y las comunidades locales han articulado una visión alternativa del desarrollo sostenible basada en la agricultura, la ganadería, la artesanía y el turismo”, explica el texto.

“Este informe recomienda que la IFC, en ejercicio de su responsabilidad de monitorear sus inversiones, haga pública en forma inmediata su evaluación interna del proyecto Conga, emita un comunicado público en el que reconozca que el proyecto no es viable y utilice su influencia como inversionista en la empresa para impedir que siga avanzando”.

“La IFC y el Banco Mundial deberían unirse al pueblo de Cajamarca y declarar inviable el proyecto Conga” concluye el informe.

A pesar de los riesgos ambientales y sociales implicados, la IFC aún no ha publicado ninguna evaluación del proyecto, no ha manifestado una posición pública al respecto y no ha intervenido para hacer cumplir sus propias Normas de Desempeño.

La PIC se formó a finales de 2009 con el objetivo de proteger los ecosistemas hídricos amenazados por el desarrollo de la megaminería y proyectos de construcción de represas hidroeléctricas en la región Cajamarca.

La Clínica de Derechos Humanos es un curso intensivo dirigido por la profesora Sarah Knuckey de la Escuela de Derecho de la Universidad de Columbia que combina el trabajo en derechos humanos, la educación de los estudiantes, la reflexión crítica y la investigación académica.

El informe “Conga no va” se encuentra disponible en la página web: Conganova.com